DEDICADO

Este blog está dedicado a mi musa Mercedes

2/17/2013

En el patio de la cárcel

En el Patio de la Cárcel
por Pedro Patzer*
He buscado  los códigos ocultos de la existencia, como por ejemplo, escuchar el eco de mi corazón en fastuosos templos donde Dios ha sido declarado desierto. También, he visto cómo los caballos salvajes no necesitan cabalgar el antiguo sendero, pues la libertad tiene un solo camino (comienza y acaba con cada caminante)
He visto el azul del relámpago rural y el amarillo de la soledad urbana, he  imaginado la ironía de un pajarito cantando en el patio de la cárcel.
He sido pasajero de trenes a ninguna parte (o quizás tenían como destino, el mismo que el viento alguna vez transitó mi infancia)
Demasiadas ocasiones he confundido andenes con muelles (aunque todo era cuestión de naufragios)
Las palabras no poseen semejante cantidad de música para interpretar la sinfonía de tantas ausencias, sobre todo cuando de tanto ver se comienza a ser lo visto. Por eso aprendí a llover sobre los tejados corrompidos por auroras. Por eso comprendo la irremediable soledad que desata en mí la palabra: “pajarito”