7/20/2018

AMIGO

por Pedro Patzer

Amigo, el que le pone ojos a nuestros más ciegos silencios,
el que se hace libro cuando acechan las páginas en blanco,
el que nos ofrece el justo espejo, en medio de los espejismos,
el que se transforma en paso entre los días inmóviles,
el que no es indiferente ante lo que sólo a nosotros nos conmueve,
el que nos acompaña en las soledades de la multitud,
el que hace música, cada vez que pronuncia nuestro nombre

7/15/2018

Los Maleducados


por Pedro Patzer

Hay algo de sabiduría en los alumnos rebeldes, como si rechazaran a todo eso que los “ganadores” hicieron de la escuela: la escuela como zoológico del conocimiento, la escuela como cuartel de lo que se debe aprender para obedecer, la escuela como una espejo idiota que siempre devuelve la misma imagen irremediable, la escuela como la catedral de un dios hecho a la medida de los terratenientes del cielo.
Pareciera que en ciertos alumnos, a los que la aduana de la educación siempre ha estigmatizado como “malos alumnos”, hay algo de una rebeldía sana. ¿Acaso no es sano rechazar lo que nos enferma (el alma, el pensamiento, el camino)? ¿ Acaso es “normal” llenar las aulas con retratos de próceres que nunca sonríen, como si entrar en la historia fuera cosa de aburridos y resignados? ¿acaso es lógico citar pregones de mayo que rezan: “pastelitos calientes, para los negros sin dientes” y hacer que los alumnos se pinten con corcho quemado, y actúen de negros aguateros para el acto patrio y jamás explicarles por qué en nuestro país casi no habitan negros? ¿No habría que contar el injusto trato que recibieron? El caballo blanco de San Martín, la bandera que creó Belgrano, la matemática sólo como un asunto de cifras y cálculos, la historia como un esqueleto, en el que hay que memorizar cada uno de sus huesos y la literatura como un asunto de estatuas y de rebeldía de fin de semana o vacaciones. ¿Cómo la escuela puede seguir hablando de que somos el granero del mundo, mientras por la ventana los alumnos observan cómo pibes de su edad arrastran el mundo en un carro colmado de cartones? ¿Cómo se puede celebrar el día de la Independencia cuando todo el sistema cultural y comunicacional desde que nacemos nos inocula la idea de que somos del tercer mundo, de que somos subdesarrollados, de que somos habitantes de los márgenes, pobladores de los arrabales de la historia?
Un niño o una niña sienten en su alma esta contradicción: en la época en que tienen que ejercitar sus alas, adquirir herramientas para transformar la realidad, el mensaje oficial es la resignación. Se les ofrece los conocimientos para ser un empleado más del mundo, los modelos de exitosos son los famosos, conviven con automovilistas que quieren llegar primero, y a gran velocidad, a ninguna parte, sólo por el afán de derrotar al prójimo. Son educados como los alumnos sumisos que aprenden de memoria la lección, pero que no aprenden a hacerse preguntas, a cuestionar eso que repiten y repiten y repiten. Como sus padres, los amigos de sus padres y muchos otros “adultos”  repiten lo que escucharon en la tele.
Así, crecen entre gente que no sabe el por qué de su nombre, de su calle, de su historia, de su venida a este mundo.
Pablo Neruda, en el Poema XIV, manifiesta: “Quiero hacer contigo/ lo que la primavera hace con los cerezos” Los alumnos rebeldes sospechan que el sistema educativo quiere hacer de ellos, lo que el invierno de la historia hace con los cerezos.

6/22/2018

Los hinchas más incoherentes del mundo


por Pedro Patzer

¡Poné huevo! grita el tipo que ante cada asamblea se resfría y deja en banda
a sus compañeros
¡Pasala, pasala! ¡ Jugala con los otros!
Indica el jefe que se ufana de no haber dado nunca un aumento
¡Rompelo  a ése, rompelo! - expresa el que coordina el comité de ética
¡Estos tipos no sienten la camiseta! - advierte el que se unió a la empresa,
luego de vender datos de la compañía de la competencia en la que trabajaba
¡Lo que falta acá es compromiso! - afirma el que se saca la alianza
apenas sale de su casa
¡Pechos frios, son unos pechos fríos! Grita el que dice haber votado a tal o a cual,
según quién le pregunte
¡Messi, aparecé, aparecé! - Ordena el que dejó de ver a su amigo
apenas perdió el laburo
¡Mascherano jubilate! - Agrega el ejecutivo de sesenta y ocho años que
acaba de estrenar amante de veintinueve
¡Para que tenés la manos, arquero! - Señala el que nunca puso su mano en el bolsillo,
para pagarle un café a alguien
¡Qué poco amor al país tienen estos jugadores! - Espeta el que acaba de cerrar su Pyme
para apostar todo a la timba financiera
¡Esto no da para más, qué papelón mundial hicimos! - Indica el que aplaude
que volvamos a endeudarnos con el FMI

6/19/2018

De Cantos Ajenos

por Pedro Patzer

Pusimos demasiados dioses en templos
héroes en estatuas,
musas en museos,
vidas en enciclopedias,
plegarias en la memoria,
victorias en batallas ajenas,
canciones en guitarras prestadas,
que un día no supimos cómo
bailar nuestra música
poblar nuestro silencio
reconocer nuestra voz

6/11/2018

El mundo en un gesto

por Pedro Patzer

Hay hechos que nos revelan el árbol que silencio a silencio
fue creciendo en nuestro corazón.
Los nombres que ya son piedras de nuestro olvido
y los olvidos que ya son piedras que ningún niño lanza contra los muros de la adultez
los días en los que nada vimos nacer
las noches en las que todo vimos morir
las elegías que nos hicieron repetir de memoria
por muertos que nunca fueron nuestros
los  profesores que jamás nos hablaron de las tragedias
de los puertos sin naves
de la juventud sin inmortalidades
de las miradas sin antorchas
de las palabras sin aventuras
mientras las multitudes esperan al mesías
ignorando a los que todo los días
salvan al mundo con un gesto.

6/03/2018

Luis, el que jamás puso en venta su alma

al padre Farinello 
por Pedro Patzer

Pescador de hombres, entre la sequía,
padrecito de los descalzos, caminante,
sabías que con una rebanada de pan
se salva el mundo,
jamás fuiste amigo de los fariseos,
nunca alquilaste tu alma,
jamás dudaste en echar
a los mercaderes del templo,
tu vida fue como la guitarra del pobre,
como el pájaro que acerca su canto
a los calabozos del mundo.

6/01/2018

Lección de Historia y Río

por Pedro Patzer

La apología del candado ha construido carceleros
miradas con diamantes dormidos
con duendes callados y uniformados,
lecciones de historia donde siempre pierden los mismos,
un mundo en el que una gota de petróleo
vale más que un niño,
y una raya de merca
más que un pedazo de pan,
mientras las escuelas gestan ovejas
y domestican los lobos del corazón,
la postales oficiales anestesian
la rebeldía del río,
callan su canto guerrero,
no sea cosa que los de las orillas aprendan
aquella música
y les dé por dejar de ser los que miran:
la vida desde el borde,
la vida con wi fi,
la vida según google,
la vida repitiendo palabras ajenas,
la vida calculada por el gps,
la vida como un accidente perfecto,
la vida sólo con música de ranking,
la vida con las montañas siempre custodiadas,
y comiencen a ser el río que impone la bravura
de su canto, el duende que se desnuda de vida,
el que en un mundo de herméticas certezas,
ofrece humanas preguntas

AMIGO

por Pedro Patzer Amigo, el que le pone ojos a nuestros más ciegos silencios, el que se hace libro cuando acechan las páginas en blanc...