3/10/2014


 A la memoria de Car


Cuando menos se la espera, la infancia regresa de su exilio y con ojos inocentes intenta comprender el crimen y despertar a la rayuela del milagro. Es cuando pareciera que Dios jugase a las escondidas. Sin embargo, es la vida escribiendo el mismo soneto que desde hace miles de almas intenta superar una respuesta: la infancia es la eternidad

Pedro Patzer, marzo de 2014

No hay comentarios.:

El país del Tantanakuy infantil, la resistencia cultural del mañana

por Pedro Patzer Entre la publicidad que nos invita a ser un ladrillo más en la pared y la televisión que impide que averigüemos nuestros...