9/02/2017

La fe es Crear lo que no se ve

por Pedro Patzer

Picasso jamás dió clases. Le resultaba imposible explicar su creación. Él había adoptado un nuevo idioma, un lenguaje propio que sólo conseguía expresar a través de sus manos. Que Picasso no lograra explicar su creación verbalmente, no sólo es uno de los mayores actos de pedagogía universal, es sobre todo un gesto de esperanza en lo humano. Hay algo que viene con nosotros: tal vez una piedra lunar que traemos en el alma o quizás un arma letal del espíritu que en vez de matar, hace nacer mundos tan inconmensurables que la palabra humana no consigue describir. 

No hay comentarios.:

El país del Tantanakuy infantil, la resistencia cultural del mañana

por Pedro Patzer Entre la publicidad que nos invita a ser un ladrillo más en la pared y la televisión que impide que averigüemos nuestros...