1/05/2018

Apenas sombras

por Pedro Patzer

Nunca dudan.
No reconocen a su fantasma
en el espejo, en la mirada de quien aman,
en la música rota que los acecha.
Siempre tienen un pero,
una razón para desangelar las mejores causas,
un prejuicio como dique de pensamiento,
una guerra que -banalmente- declarar al distinto.
Son esclavos de lo que ignoran,
su libertad sólo funciona con Wi Fi,
su ideología con la última noticia de la TV.
Por la noche le rezan a Cristo
después de un día de engordar a los fariseos,
hablan de la República luego de volver
a condenar a Sócrates  (o a todas las causas por las que Sócrates eligió morir)
Se autoproclaman campeones de la moral
mientras humillan a los vencidos de siempre.
Fanáticos de la autoayuda, desprecian al prójimo.
Hablan de la luz y apenas son sombras.

No hay comentarios.:

El país del Tantanakuy infantil, la resistencia cultural del mañana

por Pedro Patzer Entre la publicidad que nos invita a ser un ladrillo más en la pared y la televisión que impide que averigüemos nuestros...