4/16/2007

un poema a Tuñón




Raúl González Tuñón

Nieto de un minero socialista,
Cómo no iba a aspirar al sol nocturno de los de abajo?
Nieto de un errante, de un capitán de los barcos encerrados en botellas
Cómo no iba a nacer con hambre de puertos y mares?
Corresponsal en la guerra del Chaco y en la civil española,
Cómo no iba a escribir la biografía de los corazones sedientos de otro mundo;
Socio del surrealismo parisino,
Cómo no se iba a enamorar de los ladrones de estrellas,
Cómo no iba a urdir universos de calles de agujeros en la media
Y jardines colmados de rosas blindadas;
Raúl González Tuñón, poeta
Buenos Aires escribe tu epitafio en cada barco que se pierde en la mesa
De un bar sin versos, de una mañana sin poetas;
Oigan en las tabernas, escuchen mendigos y caminantes!
Cuando se tiene un ancla de corazón
No sé muere, apenas el profeta comienza el viaje.

Pedro Patzer, abril 2007

4 comentarios:

Sonia Betancort dijo...

Qué maravilla, "alongada" al verso de Tuñón en tu verso, parece más fácil recitar la inconfundible lluvia de esta ciudad-barco; Buenos Aires, madre de tu palabra en la palabra de Tuñón, agita una paloma en la hoguera del poema, de tu poema, de todos los poemas. abrazo-isla

Ricardo dijo...

Entrar cada mañana en este espacio es un buen día, bailar con cada palabra que nace en sus teclas es buen día, llorar con cada poema que recita a traves del viento es buen día, abrazar esas imágenes que nos dibujan en los espajos del agua, es buen día, saber que hay un hermano de energía y sabiduría, es eternidad, es tu poesía, es el camino que escribis, siempre buenos dias...

La Chusma no-editorial dijo...

http://www.lachusmaeditorial.blogspot.com/









¡¡¡¡¡Literatura barata para las masas!!!!!

Martín Bolívar dijo...

Un corazón fuerte como un ancla, para pensar. Interesante poema.