DEDICADO

En memoria de Santiago Maldonado. Pedimos justicia.

12/30/2006

UN DÍA DESPUÉS DE LA PALABRA


Un día después de la palabra,
volví a concebirme en el camino
aprendí el perfume de la flor de la existencia,
contemplé con la alegría
los jardines azules de la fe,
una luz besó mi nombre,
no fui más un náufrago en las constelaciones,
dejé de temerle a la luna y al sol,
la enfermedad de la realidad
no manchó mi horizonte,
ya nadie envejece en Dios,
los mendigos del ser
ya no esperan las monedas del destino,
el accidente del día ahora es milagro en tus ojos,
dejé se ser preso en los colores
para ser dueño de mi imaginación,
traduje el idioma de los árboles,
lo que dice la aurora sobre la página en blanco
del libro que soy,
las leyes del mundo construyeron mi dolor,
la prepotencia de la vida mi felicidad,
la sombras de mi mente
hoy son el muelle donde zarpan las naves
que vencen a la tempestad,
dos manos se unen,
dos caminos se juntan,
mente y espíritu,
la vida va…!
Ya el cielo no ignora mi noche,
soy un modesto instrumento de la próxima aurora,
una semilla más de la venidera brisa,
un aporte silencioso al misterioso paisaje de los sueños,
no importa quién venga,
que la hora quede vacía,
que los pianos callen sus plegarias de marfil,
estaré yo, escuchando la música del más allá,
el canto profundo de la vida,
el pentagrama trascendente de mi existencia.


PEDRO PATZER

2 comentarios:

Sonia Betancort dijo...

Tu profundidad, tu transparencia, te hacen un poeta del trascender. Tu palabra se renueva donde una fuente canta. En ese "no importa quien venga" hay la libertad del sonido en la honda expansiva del universo, pura música. Nadie vence al de palabra eterna. la felicidad de leerte es semejante al sol cayendo como un limón dulce sobre un mar de poemas en calma. Te admiro, gran poeta.

Sonia Betancort dijo...

donde dije ""honda expansiva"" quise decir "onda expansiva" que García Márquez me acompañe en tamañan falta de ortografía!!